Todas las generalizaciones están equivocadas

Si alguna vez escuchaste a alguien decir algo como «Todos dicen/piensan que…», «Siempre fue así», «Nunca me cayó bien…», «Nadie puede hacerlo», etc. como forma de expresión de una opinión, entonces lo que sigue a continuación puede ser de tu interés.

Generalización.

Como parte de nuestro aprendizaje solemos generalizar, ya que con un par de ejemplos de algo concluimos que todo lo demás que está en la misma categoría funciona de la misma forma.

Construimos hábitos que, en algunos casos,  nos simplifican las cosas. Es así como la expresión «Andar en bici nunca se olvida» cobra sentido y gracias a esta generalización no hace falta que volvamos a aprender a usarla cada vez que nos subimos a una.

El problema de generalizar

Las generalizaciones pueden ser limitadoras cuando se construyen a partir de ejemplos que son poco representativos y, por ende, quien las expresa da por sentado que todo es igual.

Cuando utilizamos las palabras «Todos», «Nadie», «Siempre» o «Nunca» para expresarnos estamos en presencia de una generalización, ya que todas ellas implican que no hay excepción.

Desarmando generalizaciones

Un interesante (y divertido) ejercicio que les propongo para cuando estén en presencia de una generalización limitadora es cuestionarla, preguntando(se) si esa afirmación tiene alguna excepción.

Bastará con una sola excepción para desmantelar la generalización.

Preguntas como ¿Todos dicen/piensan eso? ¿Siempre?, ¿Alguna vez fue diferente? pueden ayudar.

Fuente: Coaching con PNL de Joseph O’ Connor – Andrea Lages

 

 

Un comentario en “Todas las generalizaciones están equivocadas”

Comentarios cerrados.